Inicio > Uncategorized > Carrera de galgos

Carrera de galgos

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El panorama político y la cercanía de las elecciones marcaron el discurso de fin de año del presidente Mariano Rajoy.

Como en una carrera de galgos, al abrirse las puertas Rajoy se lanzó con decisión a por la liebre artificial para tratar de convencer a todo aquel que le escuchara de que en España las cosas marchan mejor que hace un año. Lo que ignora el presidente es que la liebre artificial que no ha logrado alcanzar, al menos de momento, es la ansiada recuperación económica.

En un país con un vergonzoso número de desempleados, donde los ciudadanos han visto amenazados parte de sus derechos fundamentales y donde, como suele ocurrir en épocas de recesión económica, los ricos son cada vez más ricos y los pobres se hunden en la ciénaga de su miseria, el presidente se cuelga la medalla de la recuperación económica. En un discurso, como viene siendo habitual, disfrazado de cifras macroeconómicas que los ciudadanos de a pie, por mucho que nos pongamos de puntillas, no logramos rozar con las yemas de los dedos, Rajoy se agarró más que nunca al bipartidismo. Casi a modo de súplica, el presidente insistió en que en el PP están los buenos, que el PSOE no es malo del todo, pero que cualquier otra opción destruiría todo lo que tanto esfuerzo nos ha costado conseguir en las últimas décadas.

Todo apunta a que el panorama político ha dejado de ser blanco o negro. La política ha pasado de ¿A quién quieres más, a mamá o a papá? a ser un juego de tres. Bien es sabido que los tríos casi siempre decepcionan. Demasiadas tentaciones para tan pocas manos.

Esas parecen ser las únicas preocupaciones del presidente. Marear a los ciudadanos con cifras estratosféricas que nunca llegan a sus bolsillos y conservar, cueste lo que cueste, el bipartidismo.

Pero no voy a quejarme. Porque no me dejan. Esperaremos a la siguiente carrera de galgos. Hagan sus apuestas.

  1. Liliana Alcaraz
    julio 9, 2016 a las 3:57 am

    carreras de galgos, penoso y cruel, un total desamor por los animales, deberían ser prohibidas en todo el mundo. Nunca entendí el maltrato aberrante que se ejerce sobre ellos. Triste. Que verguenza el ser humano.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: